jueves, septiembre 02, 2004

Viaje - - Partida

Lo que más me gusta de un viaje son las expectativas.

Me monto en el ALSA (lejos quedan aquellos incómodos cubículos, ahora son más cómodos y mejorados) y me dispongo para disfrutar de un viaje de 7 horas y 45 minutos.
Es mucho tiempo. Pienso en lo que haré durante todo el viaje mientras acarició mi mochila, llena de música y libros.

Lo primero de todo es poner My Way en el Discman. Me gustan los recopilatorios, y en concreto este, porque es una manera rápida de escuchar lo mejor. Y no sé porqué, pero algunas canciones de Sinatra me encantan.

Por fin el bus se pone en marcha y salgo de la estación. Enfoco una recta con los primeros compases de New York New York y se detiene en un semáforo por un leve instante, para reaundar la marcha con el I'm leaving today.

Sonrio y pienso en lo relajante del viaje.
No me refiero a alejarme de lo cotidiano y lo estresante. Eso es la meta. El viaje es largo camino que hay que recorrer hasta ese lugar desierto en el que pasar menos de una semana.
Un vibromasaje en el asiento del ALSA.

En la soledad de mi asiento miro por la ventana. Llegamos a la Fabrica de Armas mientras Sinatra sigue cantando a New York.
El autobús se detiene y observo una Iglesia en el interior de la susodicha fábrica. No recuerdo haberla visto nunca. Es curioso como una valla puede tapar diariamente, durante 4 años, algo que está tan cercano y que, bien mirado sí que se puede ver desde fuera.
Supongo que en esos 4 años no me preocupé por mirar más allá de la negra valla.

El autobús continua su marcha y entra en unarotonda mientras Sinatra habla de comenzar de cosas y lograrlas anywhere. El bus sale de la rotonda por un desvío con un letrero que pone "todas las direcciones".
El sol me da en la cara mientras Sinatra grita por New York, New York por última vez.

I'm leaving today

Saco mi bloc, escribo. El chico que está sentado al otro lado del pasillo, con sus cascos y su cara ausente me mira. No noto curiosidad, burla ni pena en sus ojos. Solo mira.

A 5 líneas del final mi bolígrafo deja de escribir. Sonrio por previsor y saco mi portaminas. Para una vez que tengo bloc e inspiración, no me va a fallar el bolígrafo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

El post está muy bien... pero... no ibas con tu madre? Decías que el día en que ibas dependía de tu madre, yo entendía que era pq ella tb iba. Si es así, no te dignaste a esperar un poco antes de sacar el discman? :P

Abe

ROCH dijo...

Creo haber entendido que su madre iva en la mochila con los libros y la música.

¿O ere quien le miraba con cara inexpresiva?

No espera, era la iglesia que estaba detras de la valla negra...

El Aprendiz dijo...

A mi abuela (la madre de mi madre, la de aqui) le dio una angina de pecho el dia antes, y la tuvieron que ingresar de urgencia, por lo que irse a cientos de kilometros no era bueno para la conciencia de mi madre.

Fui solo.

Anónimo dijo...

Interesante de nuevo... por cierto, eso de charte flores al final es muy peliculero :P