martes, agosto 07, 2007

La infancia de Saramago

Saramago es uno de mis autores favoritos sin lugar a dudas.

Creo haber hablado de él en algún otro post de mi blog, quizás comentando alguno de los libros que leí, o a raíz de alguno de mis arranques "literarios" en los que intentaba burdamente seguir sus pasos.

Su manera de plantear historias originales e imaginativas y tratarlas, con sus desvaríos pero siempre dentro del tema que le ocupa, me parece sencillamente genial. Eso por no hablar de los desarrollos en si mismos.

Por eso, cuando vi publicado el libro Pequeñas Memorias me interesé por él, hasta que lo compré y lo leí.

El libro trata las memorias de Saramago en su infancia. La premisa desde la que partía el libro me parece muy buena: "quizás recordando cómo crecí de niño pueda comprender en qué momento me convertí en lo que soy".

Esta frase o idea no está explícitamente en el libro, de modo que lo debí ver en alguna de las entrevistas que le hicieron recientemente por televisión.

Es éste un tema realmente interesante en el que pienso de vez en cuando, aun cuando yo no tenga la edad de Saramago y no haya terminado de crecer aún, pues me fascina cómo las pequeñas decisiones que "tomamos" en nuestra infancia pueden guiarnos de manera inevitable por el futuro. Parte de mi visión del Árbol de Posibilidades.

Así que cogí el libro con interés tanto por el autor como por su temática, pero realmente no fue para tanto.

El libro es una enumeración, bastante divagadora, de hechos ocurridos durante la infancia que en contadas ocasiones va mucho más allá de la mera exposición de hechos.

Es cierto que te encuentras referencias a algunas de sus novelas, que te explica de donde surgieron ideas y que vas viendo crecer a Saramago. Sin embargo, creo que habría resultado más interesante ver al autor ahondando en esa idea inicial del libro, tratando de llegar a sus auténticas raíces y desplegando la sabiduría acerca de si mismo que ese hombre puede tener.

Es posible que alguno piense que soy yo quien debo sacar esas conclusiones, y en ciertos pasajes así es, pero no conozco a Saramago más que por sus obras y no conozco toda su personalidad, así que probablemente él esté en mejor posición para hacerlo que yo.

Así pues, si bien es cierto que hay pasajes interesantes y significativos, esta obra de Saramago no cumple mis expectativas, una lástima, después de lo que había esperado leerlo.

3 comentarios:

Abe dijo...

Ehm... si me dejas 'Ensayo sobre la ceguera' te dejo 'Las intermitencias de la muerte'

Por cierto, Google Reader no avisa de tu post nuevo. ¿Has cambiado el feed?

Mimiru dijo...

'Ensayo sobre la ceguera' ha pasado a formar parte de mi amplia biblioteca :P, pero no te preocupes que te lo dejo gustosamente... eso sí, cuando K me lo devuelva :)

A mi Google Reader sí que me avisó, pero he de decir que ha tardado bastante en hacerlo...

El Aprendiz dijo...

Últimamente Google y yo tenemos desaveniencias políticas cada vez que nos encontramos en uno de los salones de caballeros que frecuentamos.

Todo comenzó cuando le dije que el peinado de su madre me recordaba al de la fregona que mi sirvienta usa para limpiar los excrementos del ganado.

Además postee a medio escribir el post y elimine rápido el antiguo post, así que igual tiene algo que ver...