lunes, junio 21, 2004

Derecho a leer

Cuando era pequeño otro de mis placeres era acudir a la Biblioteca

Iba muchas tardes a pasar las páginas de algún libro mientras me sumergía en algunos mundos de fantasía.
Con el tiempo desarrolléun increible amor por ese edificio en la plaza del Fontán.

Hace unos días, tras meses sin acudir a la cita, volví al edificio de sabiduria y me encontré con una protesta silenciosa en sus paredes.

Parece ser que la UE considera imprescindible que se cobre un canon por préstamo de libros en las bibliotecas y ha "sancionado" a España por no llevar a cabo semejante acción.

¿A dónde nos lleva esto?
Siendo poco pesimista nos lleva a bajada en el apego por la lectura, no solo entre los más adultos, que al fin y al cabo se pueden permitir pagar 1€ por un libro, sino entre los jóvenes que tendrán que escoger entre pagar 3€ en forma de 3 libros por 15 días o pagar 3€ en forma cilíndrica que les traerá una alcohólica sensacion de felicidad instantánea.

No es este un post reprimenda para la descarriada juventud, sino un post de incompresión acerca de lo que se pretende hacer con este mundo.
Olvídemonos de leer, olvídemonos de hacer nada más allá de ver los Simpson (una y otra y otra y otra vez), crónicas marcianas... olvídemonos de escuchar nada más lejos de los 40 principales y olvídemonos de leer nada que no sea convenientemente publicitado.
Adios a la agradable sorpresa al descubrir un libro en una sala de la biblioteca. Adios a la sensación de haber leido un libro que te construya interiormente.
Bienvenidos al Siglo XXI.

NOTA: hace unos meses encontraba en la red un escrito de ficción muy pesimista, llamado Derecho a leer. Quizás no sea para tanto...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Tampoco te creas... Seguramente el que decide "pagar 3€ en forma cilíndrica que les traerá una alcohólica sensacion de felicidad instantánea" no iba a la biblioteca antes del canon

El que iba seguirá yendo. Puede que se pierdan algunos pero nada preocupante. Al menos que no fuera preocupante ya

Abe

ROCH dijo...

No estoy de acuerdo.

Un canon en las bibliotecas de ese estilo puede echar para atras a muchas personas jovenes (niños) para las que 1€ representa un verdadero dineral (aun recuerdo cuando me daban el dinero de 25 en 25 pts. Si me daban cien, tenia que hacer gestion de futuro y quinientas ya era para invertir en bolsa).

Y ya no solo es el hecho de que sea una traba a la lectura infantil. Sino tambien que supone una inmoralidad cuya finalidad no acabo de comprender.

Anónimo dijo...

Si es que no puede ser esto, despues que?? tendremos que pagar por respirar o mirar los escaparaes de las tiendas??

Yo creo que esta medida es d lo peor... poner precio al conocimiento es una autentica aberracion

Dulivan

Anónimo dijo...

Como definirlo..... ¡Profunda envidia! Ya te envidiaba cuando en la biblioteca devorabas libros, cualquier cosa que tuvise letras, largas frases que a mi me cansaba leer... Te seguia "becerrilmente" e intentaba aprender algo, algún que otro librillo leí, y me gustó, mucho, muchiiisimo, pero soy demasiado vago, demasiado inconstante, eras más fácil ver pelis o poner calquier disco que tuviese por casa. Ahora aproximadamente diez años despues la envidia sigue ahí, tu sigues despuntando, a tu manera; relatos paranoicos, reflexiones político-sociales, mil pensamientos que yo también tengo, de manera fugaz; pero tú los sacas, los escribes, los desarrollas y los conviertes en algo que yo no podría conseguir... Quizás no sea envidia ----- ¡ADMIRACIÓN! Si, eso es!!
MacCrosky