martes, noviembre 09, 2004

There is No Wrong

W. Riter ha vuelto a donde estaba hace 3 meses. La puerta se abre y el Dr. BlogSpot le deja pasar con una sonrisa afable en la cara. Este paciente le inspira cierta ternunra con todas sus estupidas dudas infantiles.

B: ¿Qué pasa hoy W?
W: Verá Doctor, creo que tengo... doble personalidad.
B: ¡Oh vaya! Pensaba que los diagnósticos los hacía yo...
W: Pero es que estoy totalmente seguro - W se menea alante y atrás y mira nervioso a los lados -
B: ¿Por qué?
W: Por las luces.
B: ¿Qué?
W: Verá, será mejor que se lo cuente todo.

------- W -------

Estaba cenando en casa con mi familia. Bueno, con mi madre no, ya sabe de su manía de cenar sola para no tener que escuchar nuestras estúpidas y monótonas conversaciones y poder seguir mirando a Sardá.

------- B -------

W no se vaya por las ramas.

------- W -------

Cierto... Bueno, el caso es que allí estabamos, en la cocina. Todo brillaba con la blanca luz de fluorescente, parecía que el sol estaba detrás de las paredes de la cocina y la luz se filtraba por las rendijas. Que no es que tengamos rendijas en casa...

Bueno, lo que decía. Mi padre gritó "Menuda mierda de televisión. Menos mal que lo van a regular." Mi hermano alegó que no creía que pudieran hacerlo finalmente y comenzamos una discusión acerca de los beneficios de la regulación. Mi padre y yo pensabamos que era maravilloso que hicieran algo para quitar toda esa plaga de famosos y mierda variada de la televisión en pro de una nueva era dorada de cultura y televisión maravillosa.

Mi hermano simplemente discutía que no le parecía medianamente bien que quitaran lo que casi todos querían ver. Incluso mi madre se dignó a aparecer para defender su amado estilo de televisión. "La mayoría quiere ver esa televisión." gritó mientras se iba.

¿Pero acaso no logran ver las ventajas que tendremos? La televisión es algo más que un mero ente de entretenimiento o empresarial, es, queramos o no, un ente educativo muy importante. En los 10 primeros años de tu vida aspiras los comportamientos que ves alrededor y, por desgracia, muchos padres no pueden estar con sus criaturas que se ven rendidas al poderoso influjo del televisor.

Incluso Sánchez Dragó apareció en prensa alabando la medida y diciendo que aunque fuera censura él lo haría.

------ B --------

Vamos, se nos acaba el tiempo.

------ W --------

No se preocupe. Ahora es cuando aparece la otra personalidad Doctor.

Tras pensar en Sanchez Dragó las luces comienzan a apagarse, de manera muy gradual. El lado de mi padre se vuelve demasiado oscuro, no puedo verle ya...

Pero... Es que eso es censura... ¿Se lo puede creer? ¡Yo dije eso! De mi boca salió el contraargumento ¡para mi mismo!

Mi padre empezó a reir y defenderse diciendo que era lo que Zapatero había dicho. En concreto dijo que no había obligado a las televisiones a llevar a cabo tamaña reforma, pero el que no las hiciera se las vería con ciertos problemas económicos.

¡Como si eso fuera una excusa!
Dios. Volvi a contraargumentar contra mi padre. No sin razón, claro. Imponer restricciones económicas es una forma de censura porque, no olvidemos, una televisión es una empresa.
No hablo ya de las públicas, que deberían hacer esa reforma. Hablo de las privadas.

de repente me vi inmerso en una vorágine. Por un lado, yo me decía que ese cambio sería para bien. Una nueva televisión significaría mucho, aunque no lo sepamos ver. Por otro lado, yo me decía que ese cambio se hacía en base a una forma de censura. ¿Qué les impediría ir más allá y programar lo que quisieran?

Mi hermano se levantó y dijo "Vaya, pues van a tener que hacernos encuestas diariaspara ver si las películas que programan nos gustan.". Con ese simple comentario sarcástico se fue, mientras yo me quedaba hundido en la silla pensando en un tema recurrente en mis pesadillas.

------ B --------

Cuente.

------ W --------

Veo dos versiones del mismo mundo.
En una, yo gobierno con puño de acero y todo se hace según mis designios. Mi única finalidad es conseguir el bien de la gente, sin importar a quien tenga que despreciar o destruir. Sin importar lo que el propio pueblo diga, porque ellos no saben lo que quieren.
Todo va como sé que debe ir y no me importa la opinión del Pueblo, sé que me lo agradecerán y soy feliz.


En la otra, yo gobierno tal y como el pueblo desea. Soy un mero títere en sus manos, una personificación del ideal de democracía.
Las cosas no van como yo querría, pero sé que hago lo que debo y soy feliz por ello.

¿Que opina Doctor? ¿Doctor, porqué está tan pálido?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

No sé en qué consiste la reforma, pero veo necesario que alguien les diga a las cadenas que ya está bien de reality shows y programas del corazón.

Yo no veo casi nunca la tele (y menos la pública). La cosa podría cambiar si me interesase algo alguno de los programas que ponen.

Como leí en una revista, las cadenas de televisión ponen muchos programas del corazón y cosas así porque no necesitan mucho presupuesto: Las historias se generan a sí mismas y los actores son siempre los mismos :S.

Eso de que es lo que la gente quiere ver... No sé. La gente ve, de lo que le ponen, lo que más le gusta (y, en casos extremos, apaga la tele). No es lo mismo, para nada.

Tania-chan dijo...

Humm, no había oido nada de una reforma en la programación de la TV, supongo que debería ver más la tele xDD

Yo también estoy bastante harta de todos esos programas. No suelo ver la tele, la verdad sea dicha (dejé ese vicio cuando pasé a viciar con el ordenador); pero basta que llegues un día cansada a casa, te apetzca tirarte en el sofá y lo único que den en la tele sea Patricia, A. Rosa, Gran Hermano, etc... Y lo peor es cuando tu padre (sí, *padre*) se pone a ver el Diario de Patricia y no quiere cambiar de canal cuando a tí te da tanta vergüenza lo que ves que necesitas imperiosamente taparte los ojos y los oidos (¡todo eso con solo dos manos!).

Pienso de queberían tener en cuenta a todo el mundo y hacer una programación un poco más comedida. Por que no es normal que a determinadas horas de la tarde en todos los canales den esas tonterías: en la 1, novela; en la tres, ana rosa; en la 5, patricia. (Luego encima coincide que en la 2 y en el plus no dan nada :P:P).


Saludos

El Aprendiz dijo...

Yo tambien pienso que deberían hacerlo, pero ¿se les puede obligar a hacerlo?

Tania-chan dijo...

Sobre si se debería obligar a hacerlo, la verdad es que me pasa como a tí: no sabría por qué decidirme. Si bien el obligarlo sería retirar a las cadenas la libertad que tienen para poner la programación que quieren, por otro lado estaría dando oportunidad a media España a tener una tele a su gusto. ¿A quién damos la razón, a los españoles descontentos o a los españoles contentos? La verdad es que no lo tengo muy claro :(

ROCH dijo...

La verdad es que no suelo poner comentarios en los post atrasados por que me parece que va en contra de la filosofia de un blog. Aunque la verdad, mi propio blog va en contra de la filosofia de un blog.

Pero en este caso siento el pecho oprimido por esta auto censura. ¿Pero no os leeis despues de escribir?

La verdad es que hay poco que argumentar ya que Ithilien me ha hecho ese favor solo que con contraria inteción. Así que a ver si os muestro mi enfoque.

Exacto, niños y niñas de la red: si estais leyendo y escribiendo aqui es por que sois una buena panda de ciber-fanaticos que deben repartir su tiempo entre las obligaciones, los amigos y el ordenador. ¿Puedo saber cuanta televisión vais a ver vosotros?

¿Peliculas? Creia que esas os las bajabais de la mula.

¿Series? Si claro, ¿y de donde sacareis tiempo para leer todo esto?

Y el colmo del egoismo es que proponer un cambio en la televisión solo para cuando a nosotros nos de una venada un dia de ver la tele.

"Si miren, señores y señoras. Ya se que a la carrada de gente que ve la tele le gusta lo que hay, pero es que a lo mejor un dia me quedo sin juegos y la veo treinta minutos, así que exijo que la cambien toda".

Otro maravilloso argumento ha sido el de "en la 2 y el C+ no hay nada". Veamos, veamos. La televisión rosa: mala. Las pelis y programas de C+: malos. Joder, ¿que querias ver? ¿Anime tal vez? ¿O una peli en particular? Bueno, como somos aproximadamente treinta millones de españoles con discernimiento para ver la televisión, solo necesitamos ese mismo número de canales para asegurarnos de que cada uno pueda pedir lo que quiera ver.

Y ya para finalizar dejemos un poco de lado el incondicional apoyo de los argumento de la dama elfa y centremonos en ese "la gente ve lo que echen" del anonimo desconocido.

Yo pregunto ¿A caso tu ves lo que echen? Por que el que suscribe no lo hace. Y lo mismo le pasa a la mayoria de las personas que conozco. Las televisiones, como bien habeis dicho, son un negocio y se basan en la oferta y la demanda. Ofertaran lo que se demande. Y como prueba ahí teneis cientos y cientos de programas que no pasaron de la segunda semana.

Que vamos, es muy bonito dárselas de intelectual y exigir una programación culta y preparada. Claro, corremos el riesgo de que luego lleguen aquellos mas cultos y preparados que nosotros y exijan lo mismo. Y al final los únicos que podra ver los maratones sobre física cuántica que echarán en televisión seran El Aprendiz y dos catedraticos rusos.

Cuando los documentales y las películas de La 2 encabecen las listas de audiencia, entonces habrá que exigir un cambio en el resto de canales. Aunque, la verdad, no sera encesario pues ya se encargaran ellos de echar lo que la mayoria quiera ver.

D3m0cr4cy R00lz!!!