jueves, septiembre 08, 2005

Del bien, el mal y las EEE

Dado que llevo unos cuantos posts depresivos, quejicas y sin contenido ni interés, vamos a cambiar de tercio.

Estos días, desde mi vuelta del Desierto, me estoy leyendo un libro muy interesante, El Gen Egoista, de Richard Dawkins. No es mi intención destriparlo ahora, más que nada porque cada página se vuelve más interesante, pero hay algo que me llamó la atención más allá del tema del libro. Bueno, no está más allá del tema, pero es un concepto que me resultó muy curioso y que posiblemente no trate cuando hable del libro en futuras ocasiones.

El concepto es el de "Estrategias Evolutivamente Estables" o EEE de aquí en adelante. ¿Qué es una EEE? Pues es sencillamente una estrategia que si se aplica hará que las cosas lleguen a un punto estable, en el que solo se producirán pequeñas fluctuaciones, pero nada cambiara de manera salvaje.

Me explico (que es lo que suele decir aquel que no se explica bien). Pensemos en funciones matemáticas (no no, no os vayais aún).

Tenemos funciones que provocan grandes variaciones, aleatorias y alrededor de ningún punto concreto. Luego tenemos el elegante seno, que provoca variaciones pequeñas, según la escala claro, alrededor de ún unico punto de equilibrio, el 0 en este caso.

Pues, de la misma manera que el seno, una EEE tiende a un punto de equilibrio. Sin embargo, dado que la naturaleza no se rige de leyes artificiales, la EEE no alcanza plenamente el equilibrio y se dedica a fluctuar alrededor.

¿Porque suelto este rollazo? Pues así, si nos ponemos de malas, porque es mi blog. Si nos ponemos de buenas, diré que cuento esto porque me parece algo realmente interesante, no solo desde un punto de vista científico.

La verdad, es que nunca había parado a pensar en la existencia de estas EEE, pero resulta bastante lógico. La vida tiende hacia un estado en que todo esté estable hasta que el entorno cambia drásticamente. Esto se debe simplemente a que si la vida va sobreviviendo en un entorno sin cambios, lo que llega al final va a cambiar poco en las siguientes generaciones.

Pero como decía, me puse a pensar más en su lado moral-filosófico. El ejemplo que Dawkins ponía en su libro es el de los halcones y las palomas. No los animales, sino distintos tipos de actitudes:


  1. Halcones: Son unos seres violentos. Si se enzarzan en una discusión no dudarán en usar sus puños y garras hasta dejar al otro malherido, o hasta quedar gravemente herido.

  2. Palomas: Son más pacíficos. Éstos discuten, claro, pero como mucho se quedan unos minutos discutiendo uno contra otro y cuando uno se cansa el otro se marcha, sin pegarse ni nada. De hecho, si les pegas, huyen.



Dawkins propone* una población con estos dos tipos de sujetos. En estos sujetos podemos discernir uno más benévolo y otro más sanguinario. Las palomas tan solo discuten y nunca dejan a su compañero malherido (no sé si llegaba al extremo de medio muerto). Sin embargo, los halcones no toleran una palabra en contra. En cuanto detecten otra manera de pensar actuarán de manera agresiva para suprimirla.

Así pues, para cada pelea tenemos 4 casos:


  1. Solo discutir.

  2. Dejar malherido al oponente.

  3. Recibir uuna paliza.

  4. Huir como un cobarde.



Todo nos lleva a pensar que una población de halcones es algo totalmente inestable. En el momento menos pensado llega otro halcón y te da la paliza de tu vida. Hay probabilidades de que llegue un depredador y te devore, o que llegue otro halcón y te muela más a palos.

Sin embargo, una población exclusiva de palomas es un lugar idílico. La gente camina por las limpias aceras, habla libremente. Nadie se pelea y tan solo se levantan la voz de cuando en cuando. Como mucho puede que te entretengas demasiado o alces mucho la voz y venga un depredador y te coma.

Una mezcla de ambos es lo que hay ahora. Algunos discuten libremente, pero otros se dedican a moler a palos a sus "enemigos" y tratan de imponer su voluntad.

La utopía es la primera, pero claro, es una utopía. Hemos dicho que la naturaleza suele admitir pequeñas fluctuaciones. Las utopías no.

Imaginemos Pigeon Town. Todos son palomas pero, dada la fluctuación de la naturaleza, nace un halcón. El halcón se hace el amo del corral. Aquel que no piense como él es atacado y, si bien las palomas pueden correr, el halcón les puede hacer daño. Que alguien se atreva a solicitar amablemente su comida al señor halcón.

Es decir, en Pigeon Town, los escasos halcones que surjan tendrán una gran ventaja, así que comenzará a haber más halcones (se me olvidaba comentar que esto era hereditario). Cuando haya más halcones, lo más probable es que se encuentren palomas, no otros halcones. No obstante, incluso en encuentros contra halcones, tienen un 50% de probabilidades de ganar.

Los halcones comenzarán a proliferar, pero llegará un momento que Pigeon Town, recien rebautizada como Hawk Town, tendrá demasiados halcones. Estos comenzarán a recibir demasiadas palizas, por lo que las palomas que se dedicaban a huir comenzarán a adquirir ventaja debido a su caracter afable y parlanchín.

Y comienza a fluctuarse sobre el punto de equilibrio, ese en que los halcones son los suficientes como para formar una policia contra ellos mismos, pero lo suficientemente pocos como para no cargarse del todo a las palomas.

Así pues, hemos visto como lo que en primera instancia era lo deseable es algo demasiado inestable como para prosperar en el mundo real. Quizás el bien y el mal no sean más que utopías de nuestra cabeza que no pueden existir en el exterior real. Sin embargo, hay tanta gente en su busca...




*NOTA: He tneido que cambiar un poco el ejemplo, no es exactamente el de Dawkins que incluia ciertas valoraciones numericas para cada caso posible, evaluando así su posibilidad de supervivencia. Incluso llegaba a una proporción ideal.

4 comentarios:

xMou dijo...

Teoría del Caos, Wikipedia

ROCH dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
ROCH dijo...

¡Oh claro! Hace siglos que se les ocurrió a los orientales (Ying-yang) y a los griegos (Heráclito) pero como no le pusieron un nombre que sonara científico, pues a El Aprendiz ya no le vale :P

Zapico dijo...

Precisamente ayer estuve leyendo algo sobre teoría de juegos y me gustó el de las palomas y el halcón.

En ese caso venía a ser más bien de estrategias a seguir.

Si dos compañías acuerdan no hacer ofertas pueden beneficiarse ambas y ganar un 50% cada una.

Si uno de los dos traiciona, entonces ganará un 75% y el otro no ganará nada, pero al menos no perderá. Por lo tanto tendrán q ir esperando a que sea el otro quien traicione porque, haga lo que haga el contrario, "cumplir" no te perjudica :-D. Así tienes más posibilidades de una sociedad paloma :-P.

Otro caso es en el de que, si te traicionan,pierdes pasta. Entonces lo más seguro es que ambos se conviertan en halcón y ambos pierdan dinero...

En fin, una buena mierda :-P.