domingo, agosto 01, 2004

¿Podemos?

De pequeño iba yo en el coche con mi tio cuando alguien dijo "no puedes ir por esa calle, está prohibido".
Yo, repelente como era, corregí aquella frase. "No DEBES ir por esa calle, esta prohibido. Pero sí que puede. Puede atropellar a alguien, pero no debe."

Este recuerdo volvió a mí años después por razones desconocidas, así que incluso yo mismo comienzo a dudar de su veracidad. Pero me llevó a pensar un paso más allá.
¿Cómo sabemos que mi inocente tío podría atropellar a alguien a sangre fria? Está bien claro, podría acelerar, girar el volante lo conveniente y producir un golpe contra una persona anónima en un lugar al azar.
Todos esos hechos son perfectamente posibles... pero... ¿podría?
No me refiero a la imposibilidad de que mi tio gire el volante, sino la imposibilidad de que sea capaz de hacerlo.

A estas alturas debo haber perdido el 70% de los lectores ya (es decir, me debe quedar menos de 0,5), así que, de perdidos al rio.

Es un pensamiento bastante científico, si lo pensamos.
En Ciencia solo se acepta aquello de lo que hay pruebas. Se acepta la Relatividad porque hay pruebas. Se acepta la evolución porque hay pruebas y es la versión que mejor las explica.
Por esa razón, la Ciencia no se mete en asuntos tan abstractos como la existencia de un Dios. No hay pruebas definitivas, solo dudas, de su existencia. No se puede seguir el método científico con Dios (es dificil hacer experimentos con ese malandrín). Por lo que no se acepta definitivamente la existencia de Dios, simplemente se deja en el aire y la Ciencia lo ignora.

Volvamos a mi tio, el taxista psicópata, que se lanza a por su siguiente víctima.
Sé que en aquella ocasión no atropelló a nadie. Pero ¿podría haber pasado de otra manera? "Sí, claro", me parece oir a mucha gente decir.
¡Ah osados sabios! ¿Cómo lo podemos saber?

Y aquí es donde el debate trasciende el taxi de mi tio y se convierte en una duda sobre el libre albedrío y el destino.
¿Podría mi tio haber atropellado a alguien o estaba irremediablemente destinado a no sufrir un ataque maniaco-depresivo y acabar con la vida de un transeunte?

Solemos pensar que somos totalmente libres. Eso lo demuestra el hecho de que ahora esté silbando "Don't Let Me Be Misunderstood" en lugar de "Do The Evolution". Yo eligo lo que hacer.
Pero tenemos tantas pruebas de eso como para pensar que ha sido escrito que yo silbaría esta extraña versión de la canción.
Podemos hacer cuantas elucubraciones filosóficas queramos sobre el tema sin movernos un ápice.

Podemos también acercarnos del lado de la Ciencia, en su apartado más filosófico.
Una teoría que nos viene como anillo al dedo es la Física Cuántica (los lectores se reducen en un 99%) con uno de sus más maravillosos apartados.

Según la física cuántica, una partícula subatómica (por ejemplo, un electrón) existe en todos sus estados posibles hasta que recibe una influencia externa que hace que se "decante" por uno de sus estados*.
Eso suele ser demasiado rápido y hacen falta aparatos maravillosos para darse cuenta, por eso no lo vemos.

Esto se extrapola a los cuerpos grandes, aunque en éstos los efectos son mucho menos notables (somos un mogollón de átomos unidos). Ésto nos lleva a una situación en que mi tio está en todos los estados posibles, es decir, pasando de largo, atropellando, frenando... hasta que una influencia externa hace que se decante por pasar de largo.

Nada más fácil dirá la gente. La influencia externa hace que tu tio se decante por pasar de largo. Lo cual sería aceptable, sino fuera porque los "decantes" son puro azar, que solo se rigen por las leyes de la estadística, la más inexacta de todas las ramas de las matemáticas.

Podría parecer que nuestro destino no está escrito. Pero el hecho de que dependa de un azar ajeno a nuestra mano no sé si es muy reconfortante.

* ¿SABIAS QUE... hay un famoso experimento mental, llamado el Gato de Schrodinger, que ejemplifica esto mismo con un gato vivo y muerto a la vez? Otro día te lo explico.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Hombre, los factores que influyen que tu tio se lance o no en una loca carrera carmaggedonistica (un nombre de videojuego seria: "El taxista del millon de puntos"), ademas de la educacion recibida (esto esta mal, esto esta bien), pues si le hubiesen dicho que atropellar personas esta bien ahora mismo estaria en una carcel de maxima seguridad, lo que nos lleva al dilema de que esta bien o que esta mal... y si a alguien de los que atropello fuera a cometer en un futuro un atentado que cobrase miles de victimas?? No se, en otros lugares, al resto de personas asesinadas bajo sus ruedas se les llama daños colaterales, y tu tio seria un heroe nacional...

Dulivan

ROCH dijo...

Ok Brenes.

¿Que te parece si te levantas a buscar un vaso vacio y lo traes hasta tu ordenador?

A estas alturas no se si habras hecho lo que te he dicho (sinceramente, espero que no). Pero pudiste haberlo hecho.

O mi pregunta pudo haberte recordado que tienes sed, y en vez de traer el vaso vacio lo has traido con agua, o zumo.

O pudiste sencillamente ir a beber a la cocina.

Sea como sea, esta claro que eres tu quien lo decides.

Por supuesto, mi pregunta ha sido un factor externo que ha provocado un cambio en tu mente, que ha respondido buscando una serie de datos y realizando un sin fin de complejos procesos para tomar una decisión.

Pero dudo mucho que tu educación o tus genes hayan influido de forma determinante en una decisión tan trivial.

Así pues, si en esta decisión tienes libre alvedrio, lo más probable es que también lo tengas en decisiones de mayor importancia, aunque en estas los factores determinantes gocen de mayor influencia.

El Aprendiz dijo...

Tu comentario me recuerda que tengo sed (no elijo recordarlo, claro).

Pero ¿elijo levantarme? Das demasiado por sentado que sí, simplemente porque eres capaz de imaginar otras posibilidades.
El electron tiene varias posibilidades, pero no elige estar en ningun sitio específico. Es cosa de estadística.

Pero claro, factores biológicos como una subida de temperatura, incomidad en la garganta... incrementan las posibilidades de que me levanté antes o después.

Imaginate un rio. Tu dices que somos como el barco que va por encima y elige porque bifurcación ir.
Yo simplemente planteó si no somos el agua, que se ve arrastrada a cierto camino de manera azarosa.
Incluso puede seguir al barco (no todo el rio, me refiero a una porción) y daría la impresión de que el agua decide por donde ir, al igual que el barco.

ROCH dijo...

Pudiste quedarte sentado y pasar sed. Nada te obligó a levantarte.

El Aprendiz dijo...

Totalmente de acuerdo con ese post

Fijate bien que en esa frase has excluido toda elección por mi parte. Te has limitado a narrar otra posibilidad.

ROCH dijo...

Pero la libertad no es más que la capacidad de elejir entre varias posibilidades.

Cuando tenemos varias posibilidades y seguimos una de ellas, tenemos la sensación de estar elijiendo.

Tu te preguntas si esa sensación se corresponde con una realidad. Yo te respondo que precisamente es la sensación la que ratifica la realidad.

"Pienso, luego existo" dijo Descartes. "Quizas un malvado genio me este engañando con su inmenso poder haciendome creer que existo cuando realmente no es asi. Sin embargo, eso es imposible, pues desde el momento que concibo pensamientos, mi existencia queda ratificada". Para Descartes, el propio pensamiento ratifica nuestra existencia.

Tu te planteas una custión similar a esta. "¿Que pasa si ahora, el genio maligno ha vuelto a las andadas y me da la sensación de que estoy elijiendo cuando en realidad no tengo esa posibildiad y todo esta predestinado?"

Y en mi opinión puedes aplicar el mismo razonamiento cartesiano. Aunque realmente no exista mi mente, el hecho de pensar ratifica suficientemente su existencia. Aunque realmente no exista mi libre alvedrio, el hecho de elejir ratifica suficientemente mi libertad.

Anónimo dijo...

La negación del la existencia del "libre albedrío" no es más que una manera de evitarse un montón de problemas, es, al fin y al cabo, una "solución al problema" para vagos profesionales.

Por cierto el agua de un rio no puede elegir que dirección toma, pero no discurre de forma azarosa ni mucho menos. ¿A qué venía este ejemplo?

Que al final todo se reduzca a que somos "un montón" de electrones es demasiado simplista; la realidad es así, pero a la vez no es así.

Loki.

F33r my l33t!

El Aprendiz dijo...

"Yo te respondo que precisamente es la sensación la que ratifica la realidad."Ni mucho menos estoy de acuerdo con esto. Cuando en el cine 3D tuve la sensacion instantanea de que se me caían encima 4 rocas, o cuando aquella arenisca me saltó a los ojos y yo los cerré, la sensación no ratificó la realidad.
A veces me depierto porque siento que me caigo, y no lo hago.
A gente a la que se le amputa un miembro siguen sintiendo que está ahí, pero no está.

"Aunque realmente no exista mi libre alvedrio, el hecho de elejir ratifica suficientemente mi libertad."Y sin embargo, si no existe el libre albedrio, en realidad no eliges, por lo que esta frase pierde su validez.

Y el ejemplo del rio era una simple metafora porque no se me ocurría otra cosa.
Sin embargo, el hecho de que cierta molécula de agua siga un camino u otro lo deciden en cierta manera las agitaciones internas del agua que pueden ser más o menos azarosas.
Las leyes de fluidos, si no me equivoco, se aplican a agrupaciones más grandes de agua.

"Que al final todo se reduzca a que somos "un montón" de electrones es demasiado simplista; la realidad es así, pero a la vez no es así."Este pensamiento es normal. Jodería mucho que el pensamiento simplista sea cierto.

"La negación del la existencia del "libre albedrío" no es más que una manera de evitarse un montón de problemas"De la misma manera yo puedo decir "La afirmación del la existencia del "libre albedrío" no es más que una manera de subirse el ego y negar que somos los únicos dueños de nosotros mismos".

Pero dado que no sabemos nada sobre la mente (que por cierto, algunos científicos comienzan a explicar como un encadenamiento masivo y ultragenial de fenómenos cuánticos) tenemos tantas pruebas para afirmar que es así como para negarlo.

El Aprendiz dijo...

"La negación del la existencia del "libre albedrío" no es más que una manera de evitarse un montón de problemas"De la misma manera yo puedo decir "La afirmación del la existencia del "libre albedrío" no es más que una manera de subirse el ego y afirmar que somos los únicos dueños de nosotros mismos".

ROCH dijo...

¿Sabes que tienes una espeluznante tendencia a buscas la solución de los problemas más haya de lo necesario?

Si el resto de filosofos se dedicasen a hacer lo mismo aun intentariamos descubrir por que las flechas llegan a la diana a pesar de tener que recorrer una infinita cantidad de distancias.

Tu capacidad para la abstracción más haya de toda finalidad (incluida la de la adquisición de nuevos conocimientos) me sigue pareciendo digna de admiración. Pero también estoy empezando a verle serios inconvenientes...